Terraza de verano

a. Debe aparecer el incidente desencadenante en el relato

b. El final debe ser abierto

c. Unos cubitos de hielo deben tener un papel fundamental el desarrollo del incidente desencadenante.


Hacía un calor horrible.

De nada servían los ventiladores, los paños húmedos en la frente o la raja de sandía que me había comido de postre.

Era insoportable.

Estaba deseando que empezase a ocultarse el sol para poder bajarme a la placita y tomarme algo, sentada en la terraza de alguno de los bares que había; y de paso, cenar.

Cuando dieron las nueve, me metí en la ducha a refrescarme por tercera vez, y bajé.

Parece ser que el resto de personas lo estaba pasando igual de mal que yo y tuve que fijarme muy bien para encontrar una mesa vacía, al lado de un matrimonio con tres niños pequeños. Dos de ellos, no dejaban de corretear entre las mesas; el otro, medio dormía dentro del carrito.

«Mal sitio…», pensé. Pero ya no podía hacer otra cosa.

El camarero se acercó a tomarme nota, esquivando a los pequeños alborotadores. Le pedí un refresco y se marchó.

Miraba a los niños. Y a sus padres. Y al pequeño que dormía felizmente, ajeno al escándalo que estaban montando sus queridos hermanos mayores. Mientras, reflexionaba sobre lo adorables que somos a esas edades y cómo vamos mal evolucionando a medida que crecemos.

Ahí venía el camarero, caminando deprisa, con la bandeja en una mano. En ella, mi refresco y un aperitivo. Se marchó tan rápido como había llegado, tanto que no me dio tiempo a pedirle que me quitara el hielo del vaso. Cogí el par de cubitos, los eché en una servilleta y los dejé encima de la mesa. Pero no fui la única.

En la mesa de los padres de los niños, había otros dos refrescos. Parece ser que la madre tampoco quería hielo. Y en un acto tan impropio como incívico, los sacó del vaso y los tiró debajo de la mesa.

El camarero seguía en su ir y venir de pedidos de mesa en mesa, hasta que uno de los niños, entretenido en jugar al fútbol con uno de los hielos que había debajo de la mesa de sus padres; chutó con tanta fuerza que el cubito salió disparado hacia los pies del camarero.

El resto… Os lo podéis imaginar…

 Resultado de imagen de copa con hielo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s