Alambrada

 : Correr.

Solo pensó eso.

Correr hasta quedarse sin aliento y llegar hasta la injusta barrera que le separaba del mundo.

Por un momento sintió de cerca la libertad, respirando su aroma a través del metal oxidado y el alambre de espino.

Entonces, le dispararon.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s